El sendero Alba finaliza con un “punto negro” del Camino Portugués en Pontevedra

El sendero Alba finaliza con un “punto negro” del Camino Portugués en Pontevedra

  • El alcalde y el ministro de Infraestructuras visitaron la finalización de una obra que calificaron de “absolutamente necesaria e imprescindible” para mejorar la seguridad vial en el centro de San Caetano

El alcalde, Miguel Anxo Fernández Lores, y la consejera de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez Mourelle, acompañados del delegado de la Xunta de Pontevedra, Luís López, y el concejal de Obra y Movilidad, Demetrio Gómez, visitaron esta mañana la finalización de las obras Peatonal de la PO-225 a su paso por la localidad de San Caetano, en la parroquia de Alba. Se trata de un camino de 710 metros de longitud, que incluye una pasarela metálica de 12 metros sobre el río Rons y el acondicionamiento de la plaza exterior a la ermita de San Caetano y cuya ejecución superó los 700.000 euros.

Durante la visita, Miguel Anxo Fernández Lores expresó “su satisfacción por la finalización de esta obra, que era absolutamente necesaria, imprescindible y que exigimos en el momento previo a la Xunta de Galicia”, con el fin de dar solución a lo que denominó “probablemente la mancha negra más importante que tuvo el Camino Portugués a su paso por el Ayuntamiento de Pontevedra ”. En este sentido, el alcalde dijo que la obra “era una necesidad urgente” y recordó que la ruta “era absolutamente peligrosa y la gente tenía que ir en fila, porque esta vía también tiene mucho tráfico”.

Por su parte, Ethel Vázquez afirmó que “estas obras suponen una mejora sustancial para los vecinos, peregrinos y conductores que se acercan a la zona poligonal”, y destacó que “significan ganar espacio para las personas y más seguridad vial”. También aprovechó para recordar que esta actuación se enmarca en el Plan de Caminos de Galicia, que en la comarca de Pontevedra supone 11 kilómetros y una inversión de cinco millones de euros.

La visita, y las preguntas de los medios de comunicación, también abordaron el borrador de la variante Alba y el posible traslado de la PO-225 al Ayuntamiento. Al respecto, Miguel Anxo Fernández Lores ha explicado que, para el Ayuntamiento, la actuación en este tramo consta de “tres tramos”: mejorar el trazado del Camino Portugués a Santiago, reducir la velocidad en la carretera y buscar una alternativa al tráfico por la variante de Alba. “Cuando se haga una vía operativa para el tráfico, que sería la variante de Alba, esta vía podría recibirse como municipal”, dijo.

Sobre el proyecto de la variante Alba manifestó que tenía “esperanzas de llegar a un acuerdo así como hemos llegado a un acuerdo con Montecelo o la estación intermodal”, e insistió en la necesidad de buscar una alternativa porque también hay un problema que más vehículos de tonelaje no pueden pasar por aquí y tienen que entrar a la ciudad y tenemos que solucionarlo de forma racional ”. Fernández Lores dijo que la “alternativa” para una vía que sea “operativa para el tráfico, con tráfico tranquilo y que también sirva para conectar la parroquia de Campañó con las de Alba y Lérez” y recordó que “la discrepancia por parte de la vecinos y el propio Ayuntamiento con respecto a la propuesta que hizo la Xunta en su día es que se trataba de una vía que no estaba operativa para el tráfico peatonal o ciclista y que tenía un impacto excesivo ”. Por último, mencionó ejemplos de carreteras realizadas con estas características citando “lo que hicimos entre Lérez y Monte Porreiro y entre Marcón y Mourente, sin problemas de barrio”.





Concello de Pontevedra

Ana Cabaleiro www.pontevedra.gal

Fuente

Actualidad en Pontevedra

Deja un comentario