La Concejalía de Bienestar Social desactiva su Protocolo Frío tras 73 días en los que se ofrecía cama en un albergue a 12 personas

  • El Protocolo, que permaneció activo entre el 4 de diciembre y el 14 de febrero, permitió a quienes no tenían espacio en los albergues Calor y Café y Cáritas alojarse en un albergue.
  • El concejal Marcos Rey explica que, con el aumento de las temperaturas estos días, “ha llegado el momento de levantar este plan de emergencia que, en este periodo, ha ofrecido alojamiento en 43 ocasiones”.

La mejora de las condiciones meteorológicas y el aumento de temperaturas registrado en los últimos días han llevado a la Concejalía de Bienestar Social a desactivar su Protocolo de Frío, que permaneció activo durante un total de 73 días, entre el 4 de diciembre y el 14 de febrero. Durante este período, en el que el termómetro rondaba los cero grados en varias ocasiones, este plan de emergencia municipal permitió que aquellas personas que no tenían espacio pudieran pernoctar en uno de los dos albergues existentes en la ciudad (el que gestiona Caritas en el barrio de Monte Porreiro y Calor e Café) podrían alojarse en un albergue con el que el Ayuntamiento tiene un convenio de colaboración.

Según el concejal de Bienestar Social, Marcos Rey, “durante el periodo en el que se mantuvo activo el Protocolo Frío, un total de 12 personas utilizaron las camas del albergue en 43 ocasiones”. “Las personas sin hogar tienen dos albergues en Pontevedra que suman 32 plazas y que, en una situación normal, les permiten cubrir la demanda de pernoctación en la ciudad. Las restricciones sanitarias provocadas por la pandemia obligaron a limitar en un 50% la capacidad de los albergues, por lo que la oferta se redujo a 16 plazas. Con base en el Protocolo, el Ayuntamiento estaba informando a las personas que duermen en la calle de la posibilidad de pernoctar en uno de los albergues y, si no tenían más espacio, acomodarlos en el albergue ”, dijo el socialista.

Rey apunta que, desde la activación del plan de emergencia, esas 16 plazas se han llenado la mayor parte de los días, aunque el exceso de demanda “podría ser de una, dos o tres personas, lo que indica que, en condiciones normales, los hostales de Cáritas y de Calor y Café cumplen a la perfección la función de garantizar que nadie se pierda una cama en Pontevedra ”. El edil subraya que “dado que el Ayuntamiento no puede obligar a nadie a dormir en las camas que están disponibles de forma gratuita, su obligación es informar a todos de la oferta de camas”.

Además, gracias a la colaboración de Cruz Roja, se ofreció comida y bebida caliente a personas sin hogar, así como mantas y sacos de dormir, dos veces por semana por la noche.




Concello de Pontevedra

Jesús Iglesias www.pontevedra.gal

Fuente

Actualidad en Pontevedra

Deja un comentario

Ir arriba